Feliz cumpleaños Jairin

jairin cumple

Tuve una infancia muy hermosa, hijo único que llegó a alegrar el alma de dos personas que después de 7 años de noviazgo decidieron unir sus jóvenes vidas para formar una familia. Sí, ahí llegué yo a hacerlos más felices, a esos dos jóvenes padres que a pesar de que no tenían idea de cómo ser papás lograron ser los mejores, aún desde el cielo.

Fui un niño privilegiado, pues a pesar de que no había lujos e incluso la familia Ruiz Madrigal empezó completamente desde cero, a mi nunca me faltó amor y mis padres se encargaron de ello, siempre me decían que debía ser feliz y jamás me di cuenta de que carecíamos de tantas cosas, porque en verdad no importaban. Tal vez no me gustaba mucho ir al baño de mi casa puesto que era una letrina en el patio de atrás, y prefería ir al baño de mi tía rosa, ese que tenía una taza de baño normal y donde había revistas (TV novelas y Selecciones) que podía leer mientras hacía mis necesidades fisiológicas. Pero era feliz!

A los 5 de edad años recibí una noticia que marcó mi vida, ¡tendría un hermanito ó hermanita, en realidad mis papás no sabían que iba a ser (hasta la fecha no sabemos al 100%). Yo me alegré porque ya tendría a un compañerito o compañerita con quién jugar, y eso sí, mis papás me dijeron que tendría que compartir mis juguetes, pero que importaba.. iba a tener un herman@!!!

Se llegó el momento, papá y mamá se fueron a la clínica a hacer las cosas que hacen los adultos cuando van al hospital, yo no podía acompañarlos, por lo que aplicaron la técnica de llevarme a casa de mi tía. Ahí estuve impaciente esperando noticias de mamá y de mi nuevo hermanito o hermanita, en ese tiempo ni siquiera imaginábamos que existían los teléfonos, por lo que habría que esperar a que alguien llegara a decirnos qué estaba sucediendo en la Clínica Canessi.

Llegó el momento, mi papá llegó con la noticia de que ya había nacido EL bebé, fuí corriendo al patio y corté unas florecitas que tenía bien vistas, las puse en un frasco de café que llené con un poco de agua y listo, vámonos a conocer al nuevo integrante de la familia.

Al llegar a la clínica había algunos adultos ahí también dandole la bienvenida el pequeño bebé, me dijeron que mamá estaba en el cuarto del fondo, por lo que crucé rápido el pasillo y entré a abrazarla, todo fué novedoso e interesante para mi, déjame te explico:

Ahí estaba mi mamá muy guapa con su cabello chino esponjado, y en los brazos tenía un bulto cubierto por una cobijita amarilla, me acerqué a abrazarla y entonces por primera vez vi la cara de quien se convertiría en mi mejor amigo, un pequeñito bebé güero que abría la boca y asomaba su lengua, tal vez diciendo “hola” o “tengo hambre”, tan indefenso pero a la vez era curioso ver a un niño más pequeño que yo, y todavía aún mejor, mamá me lo puso en los brazos para que yo lo cargara.. ¡Yo cargando a mi hermanito! Ese día 26 de enero de 1994 me convertí en el hermano mayor.

8

Se llegó la hora de llevarlo a la casa, me dieron muchas instrucciones que debía llevar al chilacatazo (si no saben que significa pregúntenle a mi tío Rafa) para que el bebé estuviera agusto en su nuevo hogar.

No podía jugar y hacer mucho ruido, tenía que ayudarle a los papás del niño a acarrear los biberones, estar pendiente si ocupaban una cobija o algo, eso sí, tenía que salir corriendo cuando le cambiaban el pañal porque estaba demasiado hediondo. Me gustaba estar con la mamá del niño cuando le cantaba o le contaba cuentos y cosas que los bebés tal vez no entienden pero que a los más grandes nos gusta hacer con ellos para demostrarles amor.

Papá se iba a trabajar en la artisteada y yo me quedaba como el macho alfa pelo en pecho de la casa, tenía que cuidar a mamá y a mi pequeño e indefenso hermano de cualquier situación, por lo que ya tenía el martillo bien listo para ser usado en caso de que fuese necesario.

Dormíamos los 3 en la cama, y Margot me decía, no te muevas porque vas a aplastar a tu hermanito, ¡y no me movía! Ahí amanecía donde mismo, todo colti pero sin aplastar al pequeño llorón.

El tiempo siguió su curso y al cabo de unos años ese pequeño bebé se convirtió en un remolino andante, que se golpeaba y se abría la cabeza una vez por semana, que hacía mucho escándalo y travesuras, pero llenaba de amor nuestra ahora familia de 4.

Nuestras diferencias de edades empezaron a ser más notorias, yo estaba en secundaria y el apenas entrando a la primaria, quería hacer cosas peligrosas como andar en bicicleta en los caminitos del diablo como lo hacíamos nuestros amigos y yo, pero yo no quería que fuera porque no le daba recio a la bici. Quería jugar futbol pero estaba muy pequeño, entonces jugaba pero sólo si era portero y el pobre recibía muchos balonazos, pero no se rajaba. “Marín, lleva a tu hermano, el también puede jugar”.

Además, gracias a todo eso creciste como un niño capaz de encontrar la forma de disuadir el bulliying, imagínate si no hubieras recibido tantos balonazos, ahorita estuvieras bien jotito.

Un domingo en el beis el raspadero le ofreció una bicicleta a papá para que el niño se paseara, pues hay que ir por dinero porque nadie traía $300 pesos en la bolsa, apenas los ricos. Se hizo el trato, desde el primer momento supimos que sería todo un riesgo que ese niño que ya era un peligro a pie ahora representaba en una bicicleta. Y así fue, agarrar velocidad en la canchita de enfrente de la casa y rampear sin frenar y sabiendo que se daría un buen golpe era parte de su diversión, nomás gritaba “AYÚDAME DIOS MIO” pero no frenaba y se iba al suelo levantando un polvaderón, se levantaba, le enderazaba los cuernos a la bici y va de nuevo.

No es fácil ser un hermano mayor, puesto que se supone que tienes que dar un buen ejemplo, y no estoy seguro del ejemplo que pude darle a un hermanito que es 6 años menor que yo, pero sé que nuestros padres se encargaron de hacerlo mejor que yo.

“Marín, apoya a Jairito” siempre resuenan en mi las palabras de esa amorosa mamá que ya está en el cielo, pero que siempre está al pendiente de nosotros y todo lo que hacemos. Ese padre que es un viejo que a todo le entiende y siempre está ahí para darte el mejor consejo, y ni que decir de nuestra pequeña hermana menor, que es casi una copia de su madre, igual de amorosa e inteligente pero con el pelo más descompuesto, también te tocó a ti ser un buen ejemplo para ella, y pues.. ahí va la cosa.

Eres un gran ser humano, tal vez algo testarudo, inquieto y desordenado pero tienes un gran corazón y eso es lo que realmente vale, además talentoso y guapo como tu hermano. Espero que este día esté lleno de alegría y felicidad, que todos tus sueños se cumplan en base a tu esfuerzo y dedicación y que sigas creciendo de manera profesional y personal.

Tu hermano que te ama.. Mario.

1

2

3

¡FELICIDADES JAIRIN!

 

P.d. ¿Creíste que se me iba a olvidar?

PLATANO

1

2

4

5

7

8

13

15

16

19

23

25

31

33

57

58

62

63

71

78

79

82

89

751720651_EGGXDDRVYLSCPTF

767135488_VVWOYXYKIIASJNI

767592050_LFQANNGDAWLIEFD

768893454_ISKGFRRLFSQHTRK

credencial kinder

risueños

trolls

super

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

0 Comentarios

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register